Domingo de Ramos

Iglesia de San Martín >  Iglesia de San Francisco – 11:00 Horas
Pasos que procesionan: Entrada de Jesús en Jerusalén y Virgen de la Paz

 burrina343

La procesión que celebramos el  Domingo de Ramos en Trujillo la denominamos procesión de la “Burrina”, Sale de la Iglesia de S. Martín a las 12:30 de la mañana.

Esta procesión la organiza la Junta de Cofradías y Hermandades penitenciales de Trujillo. La procesión rememora la entrada triunfal en Jerusalén de Jesucristo. Tradicionalmente la gente que acompaña a ésta procesión porta palmas blancas que se obtienen del encaperuzamiento de las palmeras.

El desfile procesional lo inicia, como viene siendo habitual en nuestras procesiones, el estandarte de la  Junta de Cofradías. Tras él procesionan las 7 cofradías que intervienen en la Semana Santa de Trujillo, representadas por su estandarte. Acompañando a éstos 7 estandartes van todos los socios de cada una de las cofradías y hermandades que así lo desean, seguidamente y como novedad este año acompañando a la imagen de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén irá la Virgen de la Paz cedida por el Convento de San Pedro acompañando musicalmente interviene la Banda de Cornetas y Tambores del Cristo Cautivo y la de Ntro. Padre “Jesús Nazareno” de Trujillo, orgullo de ésta cofradía y de la Semana Santa trujillana. Se crea en nuestra ciudad en 1991, fruto del tesón e ilusión de Doña Mª. Asunción Moreno Fernández-Duran, Presidenta de la Cofradía en aquel año, contando con la inestimable ayuda de D. Juan Antonio Duchel, que sería su primer Director, actuando por primera vez en la Cabalgata de Reyes.

El paso de la entrada triunfal en Jerusalén es conocido popularmente como “La borriquita”, fue adquirido en el año 1952 por la Parroquia de S. Martín. La imagen de Cristo se presenta sentado lateralmente sobre un pollino de tono grisáceo. Posee ésta imagen tres potencias doradas sobre su cabeza. Su mano derecha está levantada y porta una palmera blanca. Su rostro presenta ojos abiertos y boca entreabierta. Es un talla sencilla. Está portada sobre andas sencillas también en cuyos extremos lucen cuatro faroles. Los hermanos de carga que la portan son miembros de las diferentes cofradías y hermandades.

Este año los actos del Domingo de Ramos comenzarán a las 11:00 horas con la bendición de los Ramos en el pórtico del palacio de justicia de nuestra plaza mayor. Acto seguido se celebrará la procesión litúrgica desde dicho palacio de justicia hasta la iglesia de San Martín. A continuación celebraremos la Santa Misa para finalizar sobre las 12:30 horas con el traslado procesional de ambas imágenes desde la iglesia de San Martín a la iglesia de San Francisco.

La imagen de Ntra. Sra. de la Paz que se conserva en el convento de San Pedro de Trujillo, en una de las capillas del muro del Evangelio, es obra de la primera mitad del siglo XIX. Existió una imagen anterior barroca, de la que tenemos constancia por un acuerdo del Ayuntamiento de Trujillo, con fecha 24 de septiembre de 1706: “La Ciudad acordó que se haga una rogativa a la imagen de Ntra. Sra. de la Paz, sita en el Convento de Monjas de San Pedro, el domingo que se contará veinte y seis de este mes por los buenos sucesos de las armas católicas de Nuestro Rey don Felipe V que Dios guarde. Y para que por su intervención nos conceda Dios el agua que tanto se necesita para los campos y conservación de los ganados y frutos”. En uno de los locutorios del convento hay una representación de esta imagen, realizada en óleo sobre lienzo, obra de la segunda mitad del siglo XVIII.

La bellísima imagen que representa a una joven María de rostro sereno y mirada ensimismada, presentado una policromía con delicioso brillo a pulimento, y el complemento de los ojos de cristal y el complemento de los cabellos pintados. Es una imagen de vestir que va ataviada con indumentaria. No se conserva la figura u objeto que llevaba en su diestra, posiblemente una paloma (Virgen de la Paz).

La Virgen mantiene un porte majestuoso, cubre su cabeza con un velo, acoge al Niño con el brazo izquierdo, este ofrece una imagen amable y afectuosa con la Virgen, se asienta en su Madre cruzando los pies en disposición de bendecir con la diestra. Es un dechado de hermosura y delicadeza, ambas figuras encarnadas y policromadas en agradables tonos. A pesar de ser una obra de la primera mitad del siglo XIX se observa claramente que el espíritu del siglo XIX en manifestaciones artísticas ha distendido las formas y ha dulcificado las expresiones aportándoles frescor, agrado y ternura.

Ha sido recientemente restaurada por doña Justi García y presionará el Domingo de Ramos junto con el paso de la entrada de Jesús en Jerusalén.

Textos: Jose Antonio Ramos Rubio